Contacte con nosotros

Consejos para regar árboles

Plantas aromáticas para cultivar

 

Vamos a aprender sobre el cultivo de plantas aromáticas y medicinales y cómo podemos hacerlo en el hogar con pocos recursos y así aprovechar los beneficios para la salud de estas maravillosas plantas.

No es necesario disponer de un terreno muy grande ni invertir mucho dinero. Agua, luz y una buena selección de especies vegetales es suficiente.

¿Por qué hacer un huerto de plantas aromáticas?
  • Son una fuente viva de aromas y sabores.
  • La mayoría son de talla pequeña y requieren poco espacio para su cultivo.
  • Un gran número de ellas son perennes, bienales o se cultivan como plantas perennes.
  • No se necesitan grandes recursos, especialmente si se cultivan ecológicamente de manera orgánica.
  • Son ornamentales, ofrecen fragancias, colores, formas diferentes que alegran el habitat y tienen usos múltiples.
  • Son magníficas plantas acompañantes de otros cultivos y algunas ejercen el control biológico de plagas y repelen insectos.

Jardines tan antiguos y célebres como los jardines colgantes de Babilonia y en los jardines flotantes de Xochimilco en México, a diferencia de lo que algunos suponen, no eran sólo cultivados con plantas ornamentales, estaban llenos de plantas comestibles, aromáticas y medicinales. Los huertos o jardines de plantas aromáticas y medicinales se fueron desarrollando a través de la historia de la humanidad, desde los que se asociaban a los templos para proporcionales las plantas sagradas de los rituales religiosos o las que le permitían embalsamar los cuerpos de los faraones egipcios hasta los más modernos que sirvieron de base material para el estudio de la botánica y la medicina en las universidades europeas y que más tarde se convirtieron en jardines botánicos.

Plantas aromáticas

Diseñando el huerto de plantas aromáticas y medicinales

Existen actualmente muchos tipos de jardines de plantas aromáticas y medicinales. La forma, tamaño, ubicación, cantidad de plantas, la asociación de las mismas, los colores, aromas, en fin, el diseño que hagamos del huerto, depende de nuestros gustos, nuestra creatividad y de nuestras necesidades o preferencias.

En cualquier caso, siempre es recomendable detenerse a pensar en el diseño inicial a partir de las condiciones y los recursos del lugar seleccionado. El diseño del huerto o jardín es básico para lograr una buena combinación de distracción, productividad y eficiencia.

En los diseños de huertos de plantas para uso culinario y medicinal, las plantas deben ser ubicadas lo más cerca posible de la cocina de la casa o locales que desempeñen el mismo papel, de manera que se logre un paso fácil a través de los caminos o senderos para que nos permitan cosechar o cortar las plantas a la medida de nuestras necesidades.

Las plantas de mayor uso o que requieran mayor cantidad de trabajo como las plantas anuales que se siembran todos los años (ej. perejil, apio u otras) se colocan en los bordes o en los senderos de los caminos.

El huerto donde se mezclan plantas aromáticas y medicinales de carácter multipropósito puede diseñarse en espiral, sobre todo para los lugares que disponen de poco espacio. Es ornamental y práctico.

Estas espirales se construyen seleccionando un espacio de aproximadamente 2 m de diámetro y se van haciendo canteros en espiral delimitados por piedras y rellenados con tierra abonada hasta alcanzar aproximadamente 4 niveles o pisos que alcanzan una altura total de alrededor de 1 m de alto.

Las plantas se van ubicando de acuerdo con la configuración botánica de cada una de ellas, teniendo en consideración su altura, las que proporcionan sombra sobre las otras y otras características.

Los huertos o jardines en forma de orlas o macizos que pueden estar delimitados con piedras en su borde exterior, también han sido ampliamente utilizados para estos fines, especialmente para sembrar hierbas de plantas perennes.

Los huertos en contenedores como las macetas de barro, tubos verticales, neumáticos viejos, cajas y cualquier otro tipo de recipiente, son muy empleados en los lugares que disponen de poco espacio o no poseen canteros con tierra. Es el caso de los patios cementados, balcones, azoteas y otros. Si los espacios son muy limitados, es posible cultivar muchas plantas a diferentes alturas del nivel del piso, en las paredes, colgando, en escalones y de otras muchas formas.

Plantas aromáticas

Como la idea es que no acabes este post sin haber aprendido algo nuevo sobre las plantas aromáticas, te invitamos a que eches un vistazo a algunas de ellas, así como a ciertas recomendaciones para su buena siembra y mantenimiento.

Albahaca

¿Cuándo sembrar? A comienzos de la primavera plantaremos las semillas directamente en el suelo. En torno a los 10 o 12 días se produce la germinación y debemos repicar cuando las plantas tengan de 4 a 6 hojas.

¿Cuándo trasplantar? A principios del verano. Regaremos regularmente y cortaremos las flores para ayudar al desarrollo de las hojas.

¿Cuándo recolectar? De junio a septiembre. Recogeremos las hojas frescas de una en una.

¿Qué riego precisa? Un riego abundante.

¿Cuáles son sus condiciones climáticas idóneas? Un ambiente templado, sin alteraciones imprevistas sobre las temperaturas.

¿Qué usos tiene en el huerto? Varios, entre ellos: ahuyenta las moscas, los mosquitos y los pulgones. Favorece el crecimiento de los tomates.

Orégano

Orégano

¿Cuándo sembrar? A partir de marzo y abril sembraremos las simientes en semillero.

¿Cuándo trasplantar? Cuando la planta tenga tres o cuatro hojas podremos trasplantar a una maceta.

¿Podemos reproducir por esquejes? Sí, podemos hacerlo en otoño o al comenzar la primavera. En este caso, dejaremos un espacio de 30 cm entre plantas y filas.

¿Precisa de un suelo húmedo? Después de la siembra y llegado el momento de la germinación, debemos mantener el sustrato húmedo.

¿Qué riego precisa? Uno no copioso.

¿Cuáles son sus condiciones climáticas idóneas? Necesita un clima templado y cálido.

¿Usos en el huerto? Actúa como repelente ante hormigas y moscas.

Perejil

Perejil

¿Cuándo sembrar? Desde los meses de febrero hasta septiembre podemos plantar las semillas.

¿Cómo hacerlo? En líneas, con una separación de unos 30 cm. Las simientes tardan en torno a 3 semanas en germinar, lo cual es mucho, por ello debemos mantenerlas húmedas. Para facilitar su germinación también podemos ponerlas en remojo en agua templada durante 24 horas.

¿Precisa de un suelo húmedo? Sí, sobre todo cuando comienza a desarrollarse.

¿Qué cuidados requiere? Si quieres prolongar su vida y obtener hojas tiernas, debes cortar los tallos florales que surgen en el segundo año.

¿Cuándo recolectar? Una vez que hayan pasado tres meses desde la época de siembra. Corta las hojas cuando estas dispongan de unos 30 cm de altura.

¿Qué riego precisa? Uno copioso en verano pero sin empapar sus hojas.

¿Cuáles son sus condiciones climáticas idóneas? Un ambiente soleado, o un entorno entre sol y sombra.

¿Usos en el huerto? Beneficia el desarrollo de los tomates, maíz y espárragos, y ahuyenta a la mosca de la cebolla.

Romero

Romero

¿Cómo sembrar? Si optamos por semillas, debemos hacerlo en verano, pero sin olvidar que mediante simientes el tiempo de germinación es lento. Si optamos por esquejes, el procedimiento consiste en seleccionarlos de los brotes del año, es decir, ramas con una longitud de unos 8 cm que debemos cortar durante la época veraniega, y luego plantar estos esquejes y los resguardarmos en el interior para protegerlos del invierno. Cuando llegue la primavera los podemos trasplantar. El espacio que debemos dejar entre las plantas será de unos 40 cm.

¿Cuándo recolectar? A lo largo del año.

¿Qué riego precisa? Uno limitado.

¿Cuáles son sus condiciones climáticas idóneas? Una zona soleada.

¿Usos en el huerto? Su fragancia contribuye a repeler las pulgas. Favorece el desarrollo de coles, judías y zanahorias.

Otros beneficios de las plantas aromáticas en tu huerto

Las plantas aromáticas no solo nos ofrecen sus espléndidos olores naturales, sino que pueden ser un elemento de control biológico de tu huerto urbano.

Para ello, debes realizar una siembra estratégica y en cierta medida rigurosa, si bien es cierto que muchas de estas plantas son fáciles de cultivar y no suelen ser demasiado exigentes en lo que al riego se refiere.

El control de plagas y de animales perjudiciales para los frutos del huerto es una de sus ventajas más conocidas. La berenjena, por ejemplo, ahuyenta el escarabajo de la patata; la bojarra protege los cultivos de tomate contra el ataque de los gusanos; y las cebollas o los cebollinos protegen el suelo de plagas y enfermedades.

Sin embargo, otras atraen polinizadores debido a su olor especialmente atractivo. Los ejemplos más conocidos son la albahaca y el tomillo.

Y, finalmente, se encuentran las plantas aromáticas de tipo medicinal o que ayudan a prevenir enfermedades, como es el caso de la lavanda, conocida por sus características calmantes y cuyo aceite tiene diversos usos para el cuidado de la piel.

Lavanda

Cultivando plantas aromáticas para el autoconsumo

¿Te imaginas todo lo que puedes realizar si cultivas tus propias plantas aromáticas? ¿Qué tal si te imaginas tu propio huerto lleno de ellas y de sus maravillosos olores? Olvídate de adquirir nuevos productos y pon tu mente en modo sustentable. Para finalizar, te dejamos algunas propuestas en este sentido:

Tus manos, algo de ingenio y una chispa de ganas son los ingredientes básicos para practicar un estilo de vida respetuoso con el planeta.

 

Fuente: https://ecocosas.com/plantas-medicinales/huerto-aromaticas/

 

Call Now ButtonLlamar